Ciática en el embarazo: Como combatirla

Por Isabel Serra  

Dolor de espalda, hormigueos en las piernas, y pies dormidos ... estos son algunos de los terribles síntomas que puede provocar la ciática durante el embarazo. Estar embarazada ya no es tan bonito como parecía. Tristemente, la emoción de convertirse en madre puede verse eclipsada cuando una mujer sufre dolor de espalda y ciática. 

El 60% de las mujeres sufren ciática en su embarazo. Si estás embarazada, te recomiendo ver el artículo y video que te mostramos a continuación. Saber cómo evitar y tratar la ciática, reducirá los riesgos de que la padezcas. 

1. Me duele la espalda ¿Porqué?

La ciática es un dolor fuerte de espalda y pierna causada por la comprensión e inflamación del nervio ciático. ¿Te suena verdad? Es totalmente normal vivir ciática en nuestro embarazo, y lo peor de todo es que no aplicamos a nuestro día a día los remedios necesarios para tratarla. Los principales motivos son:

Aumento de peso

El aumento de peso es la principal causa de ciática. En muy poco tiempo, una mujer embarazada es capaz de subir bastante kilos de peso. El cuerpo no está preparado para sostener este cambio, y por tanto acaba forzándose a sí mismo para poder sostenerse. Incluso la propia madre, no está acostumbrada a tener una barriga tan grande, adoptando así posturas incómodas que acaban forzando la curvatura de la espalda. Piensa, que las mujeres ganan de media unos 10 kilos más que de costumbre. 10 kilos más que tienen que soportar tus piernas y tu espalda. 

Mala postura corporal

Este apartado está estrechamente relacionado con el punto anterior. Con el paso de las semanas, la mujer embarazada va subiendo de peso. Sin darse cuenta, cambia su postura. Mete los riñones y saca la barriga al caminar para mantener el equilibrio. Esta posición fuerza la curvatura natural de la espalda, afectando al nervio ciático y produciendo pinzamientos. 

Ocurre mucho también al sentarnos o al practicar alguna actividad doméstica que conlleve adoptar una misma postura durante largo tiempo. Permanecer mucho tiempo en una mala posición aumenta el dolor de espalda haciendo que se vuelva más intenso, y empeora la ciática. 

Cambio de gravedad

Llegado al 9º mes de gestación, el útero materno ha aumentado 10 veces su tamaño normal, y 400 veces su volumen. Algo que posiblemente no sabías es que, a medida que el útero crece, el centro de gravedad de tu cuerpo cambia. Esto quiere decir que la presión sobre las articulaciones y músculos de la pelvis aumenta. Siendo así causa de la ciática y los dolores de espalda del último trimestre de embarazo. 

¿Te has sentido más torpe últimamente? Tranquila mamá, no eres la única que se tropieza sin razón durante su embarazo. El cambio del centro de gravedad es también la responsable de ello. 

Las hormonas afectan

Aunque no lo creas, los cambios hormonales en tu interior son una de las principales causas de aparición de la ciática en el embarazo. Son responsables de esos dolores incluso desde las primeras semanas de gestación. 

El cambio hormonal provoca que los músculos y ligamentos de la espalda se relajen y reblandezcan. El objetivo es facilitar la salida del bebé el día del parto. Al relajarse los músculos, la presión sobre ellos es mayor y por tanto causan dolor y pinchazos sobre la zona. A todo esto se le añade todo lo mencionado anteriormente: el peso de la barriga, las malas posturas del cuerpo y el cambio de gravedad.

 ¡Cuánto esfuerzo tiene que soportar la espalda de la mujer! 

2. Como tratar la ciática

Ahora que entiendes todo lo que sufre nuestra espalda, comprenderás que hay que mimarla y cuidarla durante estos 9 meses de embarazo. Existen una serie de hábitos sencillos que debes aplicar a tu rutina del día a día para prevenir, reducir o aliviar el dolor de la ciática:

Utiliza un calzado cómodo

¿Qué tipo de zapatos debo llevar durante el embarazo? Deben ser cómodos y de un tacón medio. Ni muy altos, ni muy bajos. El calzado no debe tener más de 5 centímetros de tacón, y por supuesto, debes evitar los zapatos de suela totalmente plana. De esta manera, favorecemos parte de la estabilidad y el equilibrio que hemos perdido por estar embarazadas. 

En cuanto a los tejidos, si son naturales mejor. Tienen más flexibilidad y permiten al zapato adaptarse mejor a la forma del pie. Utilizar tejidos demasiado rígidos y duros afectará a nuestro sentido del equilibrio, pudiendo provocar más caídas. Además, son propensos a sufrir rozaduras y heridas. 

Practica ejercicio físico

Para poder soportar todo el peso y cambios del embarazo, tienes que fortalecer tu cuerpo, sobretodo la espalda. Cuánto más fuertes y flexibles estén tus músculos, mejores serán para sostener toda la estructura de tu cuerpo sin dañarla. Además, una mujer preparada físicamente hará que tenga un parto más fácil y rápido. 

Si no eres muy fan de practicar ejercicios en casa porque te da pereza o te suponen mucho esfuerzo, te recomiendo apuntarte a clases de yoga, pilates o natación. Son los mejores deportes a practicar para cualquier embarazada. No supondrán un esfuerzo demasiado grande para la mujer, y además tendrás a una persona cualificada a tu lado para ayudarte a entrenar. 

Adopta una postura correcta

Mamá, debes hacer un esfuerzo especial cada vez que vayas a mantener una misma postura durante largo tiempo. Desde estar en el sofá viendo la televisión, hasta estar en la calle hablando con una amiga, o incluso simplemente estar en casa ordenando el armario. ¡La postura es importantísimo! Es la clave para reducir ese dolor, y no forzar más a tu espalda. 

Si te encuentras de pie, la posición correcta para el embarazo es erguida, con los hombros hacia atrás, las nalgas contraídas, la barriga hacia dentro, la cabeza bien alta y evitando inclinarse hacia adelante. 

Si te encuentras sentada, lleva tus nalgas hasta tocar la parte trasera de la silla, con el objetivo de mantener la espalda recta. Si ves que no eres capaz de ello, utiliza una almohada y colócala sobre la zona lumbar. Lo mejor es que mantengas las piernas elevadas y apoyadas en otro cojín. Levántate cada 50 minutos para moverte por la habitación y liberar tensiones.

Si te encuentras tumbada, debe ser sobre tu costado izquierdo. Reparte el peso de la barriga, y mejora la circulación de la sangre. Algo que aconsejan los médicos, es que utilices una almohada entre las rodillas, así mantendrás la columna vertebral totalmente recta, y evitarás que todo el peso recaiga sobre una única rodilla. 

Cuida tu peso

No engordar más de lo recomendado es primordial en nuestro embarazo, especialmente si se tiene problemas de ciática. Y pensarás ... "Bastantes preocupaciones tengo ya en mi embarazo, como para que encima tenga que preocuparme por no engordar". 

Pues si mamá, debes hacerlo por tu salud, ya que el aumento de peso es uno de los principales motivos por los que una mujer sufre dolores de espalda y ciática en el embarazo. Tenemos que procurar controlar que este aumento de peso no sea superior al que nuestro cuerpo está preparado para soportar. Tienes que ayudar a tu espalda a descomprimir y liberar parte de las presiones sobre ella. 

Baños de agua caliente

Muchas veces una ducha o un baño caliente es lo único que necesita una mujer para aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Eso sí, evita utilizar cualquier tipo de aceite aromático, sales de baño o similares. Podrían hacer que te pongas de parto antes de lo esperado.

Si no tienes tiempo de darte un baño, siempre puedes aplicar sobre la zona dolorida un paño de agua caliente. El calor es el mejor remedio para reducir el dolor. Relaja los músculos y favorece la circulación de la sangre.

Mamá, estoy segura de que con todo lo comentado en el artículo y en el video lograrás recuperar un poco tu calidad de vida y reducir esos dolores de espalda. Si ves que la ciática continúa, llama a tu médico. Con suerte podrá ofrecerte algún tratamiento para la ciática. Tranquila, por regla general, después del parto desaparecerán todos los dolores.


Si deseas leer más artículos parecidos a Ciática en el embarazo: Como combatirla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo.


  1. Ácido fólico en el embarazo
  2. ¿Cómo quedar embarazada rápido? - TRUCOS para ser mamá
  3. Test de embarazo: ¿Cómo saber si estoy embarazada?
  4. ¿Estoy embarazada? ¡Descúbrelo! - Primeros síntomas de embarazo
  5. Náuseas en el embarazo ¡Elimínalas!
  6. Embarazo en la adolescencia
  7. ¿Cómo saber si es niño o niña? - ¡Descúbrelo aquí!
  8. Diabetes gestacional
  9. ¿Cómo dormir en el embarazo? - Trucos y posturas
  10. Alimentos prohibidos en el embarazo ¡Evítalos!
  11. Signos de alarma en el embarazo ¿Cuándo preocuparme?
  12. Los mejores ejercicios para embarazadas ¡Muy seguros!
  13. Días fértiles para quedar embarazada ¡Consíguelo!
  14. Mes 1 de embarazo: Embarazo mes a mes
  15. Mes 2 de embarazo: Embarazo mes a mes