Depresión posparto: Como superarla

Por Marcela Henríquez  

Si acabas de tener un bebé y no se te pasan las ganas de llorar, no estás sola. Más del 20% de las mamás sufren algún tipo de depresión tras el parto. 

La depresión posparto no te hace peor madre. No es un defecto o una debilidad. El nacimiento del bebé puede desencadenar una mezcla de fuertes emociones y cambios en los estados de ánimo: alegría, preocupación, ansiedad, entusiasmo, miedo, melancolía ... todo esto lleva a la depresión. 

Si eres mamá primeriza, es posible que sufras de forma más fuerte y profunda. Son muchas las cosas nuevas que hemos vivido y las que todavía quedar por vivir. La maternidad no es fácil. Hasta que te hagas a la situación, este continuo sube y baja de emociones puede complicarnos nuestro día a día. 

En el video y el artículo de hoy, vamos a explicarte porque es tan común que las mamás sufran depresión tras el parto, cuáles son los síntomas y cómo se combate. Hoy te daremos todos los trucos y técnicas para poder superarlo. Para que pronto puedas disfrutar de esta etapa tan bonita que es la maternidad.

1. Causas de la depresión posparto

No se sabe cual es la causa exacta que desencadena la depresión, pero si que tras el parto una serie de circunstancias sumado a los cambios anímicos favorecen su aparición. Circunstancias que pueden hacer que la mujer sea propensa a tener depresión son:

El cansancio

Estos 9 meses agotadores han hecho que la madre no haya podido descansar bien desde hace mucho tiempo. La falta de sueño influye directamente en las emociones. Mamá, debes buscar cualquier pequeño hueco del día para poder descansar y recuperar energías. Pídele a tu pareja que se ocupe del bebé, durante tus momentos de siesta. Recuperar el estado anímico es importantísimo para que la madre pueda estar al 100%. 

Los cambios físicos

Nuestro cuerpo a cambiado. "Me veo gorda" Me veo poco atractiva". Puede suceder. Tras el nacimiento del bebé, el cuerpo tardará en volver a su estado normal. La mamá empieza a preocuparse en cómo bajar todos esos kilos que ha engordado durante el embarazo. Nuestra autoestima baja, y esto hace que nos sintamos tristes y depresivas. A esto se suma, que en ocasiones el embarazo provoca una falta de hierro o de alteración de las hormonas tiroideas. El hierro y la tiroides influyen directamente en nuestro estado anímico. Háztelo mirar con un médico, así podrá poner tratamiento cuánto antes. 

La falta de experiencia

Especialmente si somos mamás primerizas, tener un bebé se nos hace demasiado grande a veces. Nos sentimos totalmente inexpertas y tenemos miedo de no poder llegar a ser una buena madre. Esto nos produce ansiedad, inseguridad y mucho estrés. Debes saber que no se nace siendo madre, se aprende una vez que ya lo eres. Estoy segura que con el paso de las semanas, tu pareja y tu vais a ir superando cada situación y descubriendo todos los cuidados y necesidades del bebé. Date tiempo. 

Tener menos tiempo libre

Un bebé necesita mucha atención. Son muchísimas las necesidades y cuidados que un padre y una madre deben cubrir. En ocasiones, esta situación nos supera. No encontramos tiempo para nosotras, para nuestra pareja o incluso para nuestros amigos. Y cuándo lo encontramos, estamos tan cansadas que lo único que queremos hacer es dormir. La maternidad nos absorbe tanto, que hace que nos pongas mal, muy agotadas, y saturadas. En ocasiones tenemos pensamientos de abandonar todo y salir corriendo. Nos sentimos culpables y deprimidas. 

Un parto complicado

Muchas madres viven partos complicados: una cesárea, un parto prematuro, complicaciones durante el parto, un parto doloroso ... creándonos una experiencia traumática difícil de superar. Es duro, y casi siempre nos llevan a tener estrés postraumático y pensamientos depresivos. Tranquila, necesitas unos días de duelo. De reconciliarte contigo misma, de desconectar y respirar. Poco a poco, la experiencia de parto quedará atrás, y verás como tu bebé es el futuro. 

Falta de apoyo

Gran parte de las depresiones posparto llegan por la falta de apoyo que siente la madre con respecto a los de su alrededor. Sea porque no le prestan la atención y la ayuda que necesita, o porque no tiene pareja, o porque sus padres no la apoya, o porque es demasiado joven y muchos de sus círculos de amigos la han dejado de lado. Sea cual sea la situación, debemos ser consientes de que cualquier madre necesita apoyo y ayuda durante sus primeras semanas de vida del bebé. No pensemos que debemos hacerlo solas. Si no encuentras ayuda en las personas que te rodean, busca un grupo de apoyo o un profesional que pueda comprenderte y orientarte. 

2. Síntomas de la depresión posparto

Identificar las señales de depresión es clave para poder saber cuándo necesitamos pedir ayuda de algún amigo, familiar o profesional. Los síntomas más comunes de la depresión posparto son:

Fatiga

Llevas 9 meses de embarazo y un parto. Te sientes totalmente agotada y fatigada. No te ves con energía de poder ejercer tus primeras tareas como madre. Esto te lleva a sentirte culpable e incapaz. Todo desencadena en una profunda depresión. No eres una superwoman. Pide ayuda. Busca momentos para descansar y recuperarte. Ahora lo ves todo negro, pero a medida que vayas recuperando el sueño y la energía te verás mucho más capacitada para poder solucionar cualquier tarea. 

Insomnio

La dificultad para conciliar el sueño es uno de los síntomas más comunes. La falta de sueño de todos estos meses, sumado a las preocupaciones hace que la madre no pueda tener un sueño nocturno completo y saludable. Recuerda que estar bien empieza por tener un descanso saludable. 

Irritabilidad

Aquellos que más notarán tu irritabilidad son tu pareja, tu familia, tus amigos.. Por supuesto que no te gusta sentirte así. Pero te parece inevitable. Reaccionas ante el mínimo detalle. Tienes un caos tan grande de pensamientos, que te bloquean totalmente para poder relacionarte con normalidad y soltura. 

Ansiedad

Todo nos supera. Todo nos da miedo. Nos alteramos enseguida porque tenemos miedo a no saber hacer las cosas bien, a no saber cuidar al bebé, a sentirnos culpables por no querer pasar tiempo con nuestro hijo ... Esta angustia hace que no nos sintamos con las fuerzas suficientes para poder estar con el bebé. Esta angustia nos lleva a bloquearnos. Cualquier tarea cotidiana, por más simple que sea, nos genera ansiedad. 

Pérdida de apetito

Tenemos la cabeza en otro lado. Perdemos el interés prácticamente por cualquier cosa, incluida la comida. No disfrutamos de nada de lo que hacemos en el día a día. No disfrutamos por cocinar, por comer, por despertarnos .. Estamos totalmente apáticas y de mal humor. Por lo general, sucede. Otras veces en cambio, la depresión lleva a la madre a comer de más, a tener ansiedad por comer simplemente para aliviar sus pensamientos depresivos. 

3. Cómo combatir la depresión posparto

Mamá, si experimentas cualquiera de los síntomas de la depresión posparto, es importantísimo que visites a un psicólogo en busca de ayuda. A su vez, debes cambiar tu rutina diaria para poder tener unos hábitos más sanos que te permitan superar todo el peso que sientes encima. Para superar la depresión posparto, sigue las siguientes recomendaciones:

Pide ayuda

Nadie nace siendo madre. Se aprende. Se pide ayuda a quien ya lo es, a quien conoce sobre el tema. Es normal que nos sintamos perdidas y abordabas. Necesitamos a alguien que nos apoye, que nos oriente, qué nos ayude con las tareas de casa. Pide ayuda. Simplemente para poder contar tus sentimientos, para buscar orientación o para que te ayude en las tareas del día a día. No pretendas hacer todo sola o te superará 

Habla de lo que te preocupa

No te guardes todo para ti, solo hará que te pongas peor. Cualquier recuperación psicológica comienza con expulsar nuestros sentimientos y preocupaciones. Hablar de lo que nos preocupa, alivia al paciente. Siente que se ha quitado parte del peso. Además, hablando con grupos de apoyo o profesionales, te ayudará a encontrar a personas que empaticen contigo, que te comprendan, que compartan tus preocupaciones y que te orienten en esta nueva etapa. 

Descansa

Dormir, mamá, tienes que dormir más. Conciliar el sueño es primordial si quieres mejorar tu salud física y mental. Lo mejor es que intentes adecuar tus horas de sueño a las horas de sueño del bebé. Esto ayudará al bebé a adaptarse a la rutina de los padres. 

Busca tiempo libre

Tienes que pasar más tiempo fuera de casa. Con tus amigos, con tu pareja ... La maternidad puede absorbernos de una manera que haga que nos pongamos mal. Salir y despejarse nos ayudará a recuperar energías, a aumentar nuestra autoestima. Y para el momento en que volvamos a casa, tendremos mucha más fuerza y emociones positivas para poder ocuparnos de los cuidados del bebé y para dar todo ese amor que buscábamos para nuestro hijo.   

Realiza ejercicio

La actividad física es buena para todo, ya lo sabes. Practicar algo de ejercicio te hará recuperar energía, te permitirá perder parte del peso ganado y te hará sentir más positiva. Todo esto subirá tu autoestima, haciéndote sentir mejor y con más fuerza para llevar las primeras tareas de ser madre. 

Mamá, ahora que has descubierto que la depresión después del parto es muy común y totalmente normal, debes saber que al igual que se vive, se supera. Sigue los consejos comentados en el artículo y en el video; y por supuesto, no dudes en pedir ayuda a algún profesional. Ellos mejor que nadie sabrán ayudarte de forma personalizada. Lo vas a superar. No tengas ni la menor duda.





Si deseas leer más artículos parecidos a Depresión posparto: Como superarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Parto.


  1. Parto: Tipos de contracciones ¿Cómo son?
  2. Adelantar el parto: Trucos para dilatar más rápido
  3. Maleta para el parto ¿Qué llevar al hospital?
  4. Miedo al parto - ¿Cómo superarlo?
  5. Síntomas de parto ¿Cómo saber si estás de parto?
  6. El parto por cesárea: Paso a Paso